Desierto no cierto: la revelación atacameña

septiembre 2014

Categories: Texts

Hoy y en los próximos instantes la cultura visual estará produciendo infinitos bytes de imágenes y sonidos. Con todo ese material fotográfico y audiovisual me pregunto: ¿qué nos ha llevado a almacenar toda esa información?

Muchas de esas imágenes apelan a la memoria y los recuerdos. Otras tantas, son el resultado de la captura compulsiva de los individuos. Una acción que nace cuando nuestro comportamiento está al tanto de la cultura de masas y en donde el concepto ‘postproducción’ toma un protagonismo inusitado. Cabe recordar que el vocablo ‘postproducción’ es un conjunto de procesos aplicado a todo material grabado o fotografiado.

Hace un par de años el crítico de arte francés, Nicolás Bourriaud, apareció en la escena de la creación artística proponiendo un concepto que apuntaba a esas peripecias tanto en la captura de imágenes como en la construcción de las mismas. Con esos antecedentes él explicaba en su libro “postproducción” que éste concepto es una extensión –en el campo de las artes visuales– del trabajo conceptual que puede ser rescatado de las propuestas de Marcel Duchamp –denominadas ready made– producidas durante la primera década del siglo XX. Una extensión que expone otros espacios, nuevas miradas y que expande las interrogantes sobre la imagen que ha sido creada. Asimismo a partir de esa publicación, creada por Bourriaud, nos conectamos con una reflexión contingente que más bien justifica la heterogeneidad que poseen las imágenes cuando queremos retratar paisajes baldíos y territorios imaginarios.

Bajo estos argumentos y ante la poética que expone el proyecto Desierto no Cierto, no solo puedo afirmar que éste es un claro ejemplo del trabajo que se interroga desde la postproducción, sino que también constituye una simétrica exploración tanto fotográfica como audiovisual de una zona del país aún inexplorada. Es por eso que a través de un viaje y residencia, por un sin número de rincones de la costa de la región de Atacama, Nathaly Cano investiga y recoge información material y por sobre todo inmaterial de costumbres arraigadas en pequeñas caletas diseminadas en esa costa atacameña. Por lo que, desde el trabajo de autor, estas imágenes enfocan lo que ocurre con aquellos espacios que creemos indefinidos. Espacios en donde el tiempo no existe, sin embargo todo va aconteciendo desde otras perspectivas históricas y culturales.

Las playas del litoral de la región de Atacama son esos espacios que conservan una estructura urbana alterada por el imponente desierto. Recrean, bajo el manto de calurosos días y húmedas brisas nocturnas, una mirada particular sobre quienes han decidido habitar entre sus planicies, cerros y pequeños acantilados.

En síntesis, es posible que a través de las imágenes recogidas para este proyecto entendamos, en parte, qué es Atacama como región y además que es un territorio para un Chile cada vez más alejado de estas geografías. Y por último, si la visión de la creadora se planteó como objetivo revelarnos parte de la vida de estos lugares, al mismo tiempo, podemos asegurar que postproduce la imagen de un hábitat aún ignorado.